Zonas Erógenas Mujer | 6 Zonas Erógenas de que los Hombres no Saben

Young couple fighting pillows on bed

6 zonas erógenas en el cuerpo de una mujer que muchos hombres no saben

Durante el preludio, las parejas generalmente se concentran en las zonas erógenas más famosas: cuello, pecho, labios, área genital. Sin embargo, el cuerpo guarda muchos secretos, entre los cuales hay zonas erógenas poco conocidas, pero no menos eficaces.

Durante el sexo, las parejas generalmente se concentran en las zonas erógenas más famosas: cuello, pecho, labios, área genital. Sin embargo, el cuerpo guarda muchos secretos, entre los cuales hay zonas erógenas poco conocidas, pero no menos eficaces.

En el artículo de hoy describiremos las zonas erógenas subestimadas en el cuerpo de una mujer.

Los pies

No consideres prerrogativa acariciar los pies de los fetichistas. Los pies y los dedos son muy sensibles y su estimulación puede traer mucho placer.

Los reflexólogos creen que en las piernas hay áreas especiales responsables de la excitación sexual. Al hacer un masaje relajante, puedes encontrar estos puntos.

La espalda

En la parte posterior es un área grande con terminaciones nerviosas sensibles. Camina con la punta de tus dedos por la espalda a lo largo de toda la columna vertebral o bésala suavemente con tus labios, concentrándote en aquellas áreas en las que está más contenta. Cuando tocas las zonas erógenas de la espalda, ella comenzará a respirar más rápido o a gemir.

Un masaje de espalda con un efecto relajante es una forma segura de llevarlo a un estado de emoción. De esta manera, no solo puede aliviar la fatiga, sino también aumentar el flujo de sangre a la pelvis.

El vientre

En algunas mujeres, el estómago es tan erógeno que al acariciarlo, una mujer puede experimentar un orgasmo. Pero incluso si tu novia no alcanza el pináculo del placer, cuando acaricias su vientre, las zonas erógenas siguen respondiendo al tacto y ella obtendrá mucho placer.

Las nalgas

A las mujeres les gusta acariciar sus nalgas. A algunas personas les gustan las bofetadas y las compresiones, y a otros les gustan los toques suaves. Solo tienes que elegir las acciones que más la emocionen.

Rodillas y codos

Muchas de estas zonas erógenas no se tienen en cuenta en absoluto. Y en vano. El lado interno de las rodillas y los codos es bastante sensible. Por lo tanto, definitivamente necesitan prestar atención.

Por supuesto, algunos toques pueden parecerle delicados. Sin embargo, si masajea suavemente, besa y acaricia suavemente estas áreas sensibles, la pareja sentirá rápidamente sensaciones agradables.

Cerebro

Entre los sitios erógenos subestimados se encontraba el cerebro. Cuando comience una velada romántica con un compañero, asegúrese de usar esta zona: sea amable y cortés con ella, mantenga el contacto visual, rodéelo con un ambiente agradable. No te olvides de la comunicación. Es mejor susurrar en su oído palabras suaves e incluso algo vulgares. No menos importante es su actitud preliminar. Por lo tanto, envíale un mensaje con contenido romántico incluso adiós.

Y en conclusión …

El cuerpo de cada persona tiene sus propias características individuales. Tómese el tiempo con su pareja para estudiar entre sí. Seguramente no solo harás descubrimientos por ti mismo, sino que también obtendrás un placer inolvidable.